domingo, 16 de noviembre de 2008

Sábado

Ayer fue uno de esos dias que marcas en el calendario de tu bebé. Primera vez que lo dejo con el Papá por más de una hora y con mamadera, onda cuando lo dejas con mamadera es para no volver. Hice lo que tenía que hacer en el centro y a cada rato me tenia que recordar que no debía hacer todo corriendo, que no necesitaba volver a casa enseguida, que ésta mañana era para mi, para hacer lo que yo quisiera, no par ir al super ni hacer tramites. Me compre el diario y me sente a tomar un cafe. Ellos me iban a venir a buscar "cuando estuvieran listos".

Dios... que minutos tan largos! No venían y yo como loca pensando que seguro que salió algo mal, que Tomás no quiso la mamadera, que se la vomitó en la cara al padre, que el padre no lo puede calmar porque se quedó con hambre y no hay teta, que como llora como loco no lo puede vestir, que de tan locos que estan, el Rubio no puede ni agarrar el teléfono para llamarme y pedirme auxilio.

Obviamente despues de casi 3 horas de haberlos "abandonado", aparecen los dos muy campantes bajando por la callecita de los árboles divinos; ellos, los más cool del planeta. El Rubio sonriendo, Tomás durmiendo. Y ahí me entero lo que en el fondo de mi corazón ya sabía, que se re manejaron, hicieron fiaca, charlaron, se bañaron, se vistieron, desayunaron, se cagaron de risa. Todo esto mientras yo consideraba seriamente tirarme abajo del colectivo.

Después nos fuimos los 3 a mirar el rugby a un pub, adonde por primera vez en 4 meses pude leer el diario de punta a punta sin interrupciones mientras mis chicos alentaban al equipo. Me encantan las tardes de fiaca en el pub, yo siempre tan abierta a esto de la doble nacionalidad.


2 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

Yo sigo fascinada por la cara de concentración que pone tu hijo cuando mira la tele! No se puede creer!

Nena, bien por vos, algo de me-time!

Valeria dijo...

A mi más que fascinarme me preocupa. La tele-addicción corre en las dos familias y no quisiera que la herede... igual creo que es normal a esta edad, miran porque es una fuente de luz que cambia de forma y color (me quiero convencer)