miércoles, 29 de abril de 2009

Algo parecido a la felicidad

Este fin de semana le pinté la habitación a Tomás y mi vida ha dado un vuelco. Tenía eso pendiente, lo quería hacer mas o menos desde que staba embarazada de 6 meses. Quedó un divinor. Ahora tengo que colgar todas las huevadas que le compre en Argentina y poner los estantes y algunas cajitas por aqui y por alli (tiene que tener cajitas, si no no sería yo). Ah y tengo que conseguir alguna tela copada para las cortinas, que serán en la gama del amarrillo con mucho colorinche encima.

Hoy vino la chica a limpiar y tengo ganas de encerrarme en una habitación con Tomás por el resto del dia para que no se enquilombe todo en media hora. Loca. Voy a ver si logramos dormir la siesta un rato.

Yaa puse 3 veces el lavarropas, cambie las camas e hice un pedido al super. Hoy me recibo de ama de casa desesperada. Posta.

PD: Lo de la felicidad era porque anda la ducha y cierran todas las puertas de la casa, finalmente.

1 comentario:

renguera05 dijo...

No hay nada más divertido que ocuparse de la decoracion de los dormitorios de los niños! ¿De qué color la pintaste? Ahora seguro Tomás va a querer pasar más tiempo allí. Besos. Daniela.